Posts Tagged 'metrovía'

Aspiraciones de mayonesa

Por suerte nuestra cabeza no está vacía y tiene (cntrl+c) + (cntrl+v). Si no…¡ayayai!…Si no…(suspiro de Charlie Brown). ¡Por suerte tenemos lucecitas cuadraras! ¡Qué felicidad! ¡Festejemos!¡Vamos todos!:

¡LU-CE-CI-TAS!

¡LU-CE-CI-TAS!

¡LU-CE-CI-TAS!

– ¿Oye y cuánto mide una de esas lucecitas?

– Este…no sé…la verdad yo nunca he visto una ¿y tú?

– Yo tampoco…

Pd: hipnotizados excediendo la cuenta, porque nos dijeron que mañana habría algo más. Ahora toca esperar en el patio de atrás para que la ciencia no sepa que no queremos parar.

Pd2: Cada vez puedo escribir menos porque me duelen los brazos. Ojalá no me quede manco.

Pd3: Tener brazos adoloridos y no tener computadora es la combinación perfecta para olvidar los blogs.

Pd4: A la final todos viviremos felices por siempre.

Muñequicidio

Hombrecito (mirando al cielo): Los colores sin amor son la nueva sensación. Mátame Señor. Mátame porque no puedo soportar tanto vacío en el mundo…

Dios: Está bien. Igual siempre pensé que eras un cojudo.  Ernesto, ven cómete a este tipejo.

Hombrecito: Pe…pero…pero Dios, ¿porqué me dices esto? ¿Y quién es Ernesto?

Pescadito psicodélico gigante: Yo tener hambre.

Hombrecito: !!Mamitaaaaaaa!!!!!!

Pd> Tenga más cuidado con los regalos que pide para Navidad.

Pd2> “Después de comer la gente se aburre y  a todos se les pasa el espíritu revolucionario.”  Lola Duchamp.

Pd3> Si disfrutó de nuestro producto no deje de visitarnos en www.palabrassincolor.ec donde podrá saber un poco más de nuestros productos y ofertas por feriado.

:

¿Ya estás bastante muerto?

Cristina quiso ser vanguardista y envió un lavamanos a la IX Muestra de Arte Artístico Latinoamericano llevada a cabo en el Museo Nacional. Los del museo le dijeron que no aceptarían exponer su obra porque era una clara copia del mingitorio de Duchamp.

Cristina les trató de explicar las diferencias, que Duchamp con el gesto de enviar ese mingitorio lo que hacía era señalar los mecanismos de selección arbitrarios propios de la institución del arte, es decir del museo, y que, por otro lado, su lavamanos era un signo referencial semiótico-post-marxista que sugería una reflexión sobre la falta intelectual propia del espectador común metaforizada como impureza física, doblemente metaforizada como una falta moral -al ser antinómica al bien común-, en tanto que el espectador común es una clase de persona con capacidad de acción, pero debido a circunstancias psíco-sociales prefiere limitarse a espectar por un tiempo determinado. Los del museo no dieron su brazo a torcer y Cristina no participó en la muestra.

Algunos meses después Cristina, envió su lavamanos a otro festival o concurso de arte o algo a un museo y se lo aceptaron. Cristina estuvo contenta y compartió la dicha con sus amigos y familiares. Sin embargo, pocos meses después todos se olvidaron de Cristina. Pobre Cristina.  Chau Cristina

Pd> Duchamp’s not dead my love.

Pd2> Yo sí la recuerdo, se llamaba Cristina, Cristina…mmm…Cristina… ¿Cuál era su apellido?

¡Felicidades, usted es el cliente 24! :)

Todos tenemos un emo adentro listo para aflorar. Yo no, yo soy feliz y no me deprimo sin ningún motivo. Conozco mi medida. Sigo las enseñanzas del pendejo de Sócrat33r0s. Me lavo los dien432rr Soy feliz, muy feliz9iogeoi9GRSRP En los cumpleaños me gusta recoger los car4merdfslos que salen de las peiñatas

jdhace vari)s años fui al cumpeele de Fernandito y no me dejaron coger los33 carameriduuslos ouiu 4t j kjkjkj

jkkj    kjkjkjkj

me dijeron que era grande

1.- y ahora de dónde saco los caramelos…

2.- los carmelos mi anestesia…

3.- sáquenme de aquí…

4 (salida).- (                                                                             )…

atte,

kjskhsdosfkj

Pd: tengjhhjdo el virus.

Pd3: ¿Se siente triste sin ningún motivo?

Pd2: Oiga usted, sí usted, tenga más cuidado con el uso que hace de sus tristezas.

Silencio No. 14

En la ciudad donde vivo los niños violan unicornios, el placer se vende, las rosas son un estorbo (o un regalo de postal de San Valentin) y el amor ya no sorprende. Una vez conocí a una niña que se suicidó porque no quería aprender a llorar. Quiero hacer algo. La química murió. ¿911? Lo sentimos la lectura que acaba de realizar no existe, asegúrese de marcar la interpretación correcta o consulte el diccionario y la lógica.

Reportándose desde un día cualquiera,

fabrikante

Pd: No soy Mark Anthony, yo soy el cantante.

Pequeñas anécdotas sobre el amor después del amor

Entre otras cosas, Albertina gustaba de ver el techo de su cuarto. Disfrutaba esa sensación de aislamiento que dicha actividad le brindaba. Podía inventar cosas, reflexionar, recordar, pero lo esencial era que dejaba fluir sus ideas y no trataba de escribirlas o rescatarlas para un fin práctico o útil, económicamente hablando. Sus pensamientos  aparecían y desaparecían, siempre de manera imperceptible, y eso constituía un escape de sí misma, una forma de hacer un chapusón astral de tinte cotidiano. Por otro lado, no era una adicta, así que ocupaba su vida en menesteres varios e intrascendentes, como amarrarse los pasadores, comprar galletas, ir al trabajo, etc. En algún momento de su vida Albertina dejó de mirar el techo y muchos años después (los suficientes como para que su período de vida corrobore las estadísticas que el Almanaque Mundial 2010 tiene sobre su país) murió. Algunos dicen que tenía un crucifijo en sus manos al momento de morir, otros afirman que tenía un consolador y una carta de amor escrita por una tal Gertrudis.

Pd: El transporte público constituye un espacio obligatorio para muchas personas  (gracias a la sobrepoblación podemos asegurar científicamente que el tiempo que consumimos en dicho espacio tiende a no ser muy placentero) y justamente en este espacio Albertina conoció a María José. Su romance fue intenso y breve.

Pd2: Cuando se dejaron de ver, María José adoptó, por alguna extraña razón aquella costumbre de ver el techo.

Pd3: Quizá esta historia se está contando desde la perspectiva de Albertina, porque es muy posible que Albertina también haya adoptado alguna costumbre de María José.

Pd4: Quizá este texto se puede leer en un espejo o de cabeza.

Problemas educativos

Madre tengo un problema con la sopa… no sé. Ya sé que la hiciste con amor y todo eso…pero no sé, siento que mientras la como el rostro me cambia y como que se transforma en una máscara. ¡Tranquila mamá! No quise insultarte. ¡¡¡Mamá!!!! Por favor, no llores. No lo dije por ofen…Sí, ya sé que fueron 9 meses y que dejaste la universidad para criarme y poder hacer esta sopa, pero es que realmente me da ganas de vomit…¡Pero también está lo de mi rostro! Sí, lo de mi rostro es lo esencial. ¿Que qué dije? No, nada mamacita….este…jeje Te digo que nada. No, escuchaste mal. ¡No mamá! No estoy diciendo que estás loca. Está bien…Dije que…. tu sopa… ¡Me da ganas de vomitar! ¿Mamá? ¡Mamáaaa!!!!! Con la plancha no, mamáaaa!!! porfa fsDSrffsg %%·$· ahhhhhs au au aewr···€#@# tuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu

Pd: Oiga, tenga más cuidado con sus críticas gastronómicas.


¿Qué hacemos?

Crear stickers a mano y pegarlos por tí; dibujar; aceptar caramelos de extraños; ¿tienes una pared muerta? nosotros la podemos pintar.

Estadísticas

  • 22,166 pasajeros en trance
Graffiti Blogs - BlogCatalog Blog Directory
Cállate y grita forma parte de L A M O R T E